Home Top Ad

----

Swap o contrato de permuta: qué es y cómo funcionan los intercambios financieros



¿Alguna vez escuchó la palabra swap? Es muy común en acuerdos financieros entre naciones, pero también se utiliza en empresas y bancos, aunque se le asocie más con lo primero.
Los contratos de permuta o swap tienen algunas ventajas cuando se quiere realizar alguna inversión o hacer intercambios financieros, pero también tienen sus aspectos negativos y debes conocerlos con exactitud.

¿Qué es el swap o contrato de permuta?

La palabra swap significa en lengua inglesa “intercambio” y es un acuerdo de permuta que se realiza entre dos personas con proyecciones a futuro, normalmente lo que se intercambia en estos procedimientos es dinero.
Es decir, las partes se comprometen a través de un contrato o acuerdo a intercambiar unas cantidades de dinero en fechas a futuro, por lo que se dispone de dos partes muy importantes para quienes contraen este instrumento:
Compromiso de cobro: el encargado del contrato de permuta indica cómo cobrará ese dinero, la tasa de interés y los plazos de tiempo.
Compromiso de pago: el interesado en hacer el intercambio acepta el pago de los intereses derivados del swap y los plazos de tiempo que se acuerden entre las partes.
Los contratos de permuta se utilizan frecuentemente entre los países para, por ejemplo, intercambiar una divisa por otra a cambio de pagar una cantidad de intereses en plazos de 6 meses o un año dependiendo del monto.

Tipos de swap que hay en el mercado

En la actualidad nos podemos encontrar con tres tipos de swap, cada uno tiene su particularidad, pero se utilizan frecuentemente:
Interest Rate Swap: también conocido como IRS, se trata de intercambios que tienen como referencia un tipo de interés, en el caso de Europa, se tiene como referencia el EURIBOR.
Currency Swap: como su nombre lo indica, se trata de intercambiar divisas tomando como referencia una posible cotización en el futuro.
Equity Swap: son los contratos de permuta que tienen como referencia un índice del mercado de valores como el IBEX o una acción de una empresa en particular.

¿Cómo se utiliza el swap?

Un caso común es el de aquellos clientes que poseen hipotecas en los bancos con una tasa variable ligada a Euribor. Si esta persona desea, puede hacer un intercambio y pasar esos futuros pagos a tipos de interés fijo, así se reduce el riesgo de subidas bruscas en las cuotas a pagar.
También se utiliza con frecuencia en las empresas el currency swap cuando se emiten bonos en moneda extranjera y la empresa desea pasar los pagos a su moneda local, lo cual se puede hacer a través de un préstamo o de ingresos en divisas que se necesitan pasar a la moneda del país de origen del bono.

¿Cuáles son los elementos que se deben tener en cuenta a la hora de adquirir un swap?

Contratar un mercado permuta es una operación de riesgo, por lo que necesita estar seguro del intercambio que va a realizar y las condiciones a futuro. Algunas variables para tomar en cuenta son las siguientes:
-          Fecha en la que empieza y finaliza el contrato de swap
-          Tipo de interés de cada una de las partes
-          Frecuencia periodos de tiempo para realizar los pagos
-          Índices de referencia para las variables
-          Método de cálculo de los intereses

¿Es seguro o no realizar contratos de permuta?

Tener un contrato de swap no le garantiza seguridad o estabilidad en lo absoluto, puesto que los tipos de interés que se negocian son variables y esto puede traer como consecuencia que una baja o subida de los intereses le afecte en los pagos de las cuotas en el futuro.
En el caso de España, se ofrecieron contratos de permuta a una gran cantidad de empresas durante los años 2007 y 2008 bajo la figura de “seguros”, esto con la finalidad de que los interesados se cubrieran de las posibles subidas de los tipos de interés de créditos ya suscritos o pendientes entre los clientes y la institución financiera.
Pero el resultado no fue exactamente el esperado y, lejos de darle seguridad a la persona jurídica, lo perjudicaron porque las constantes subidas y bajadas de los tipos de interés hicieron que las liquidaciones fuesen negativas y el cliente terminara adeudando más dinero al banco del que realmente debía.
Para hacer frente a esta situación, los tribunales han dictado medidas en favor de los afectados como la nulidad de estos contratos de futuro y la restitución de los acuerdos anteriormente establecidos entre las partes.
Gracias a estas medidas, se reiteró que las entidades bancarias y servicios de inversión tienen que ofrecer a sus clientes una gran cantidad de datos y descripciones sobre los productos que van a adquirir, teniendo énfasis en dos tipos de cliente: el minorista y el profesional.
En el caso de este último, se trata de personas que ya tienen experiencia en el área de inversiones y pueden tomar decisiones por su cuenta, así como asumir los riesgos pertinentes. También se debe incluir en la descripción de los productos información lo más posible detallada para que el cliente pueda tomar una decisión lo más clara posible.

¿Cómo realizar un cambio de productos swap a otros productos menos volátiles?

Si fue víctima de falta de información o el producto ofrecido por la institución bancaria no le funcionó como esperaba, usted puede hacer el cambio mediante un proceso jurídico en el que usted y el banco acuerden los nuevos términos para pagar el crédito o la hipoteca.
Si necesita comunicarse con un abogado, ponemos a su disposición nuestros servicios en contratos permuta para ayudarle a solventar lo más pronto posible su situación amparada en los decretos y leyes que el Estado español ha dictado hasta el momento.

Swap o contrato de permuta: qué es y cómo funcionan los intercambios financieros Swap o contrato de permuta: qué es y cómo funcionan los intercambios financieros Reviewed by fran on noviembre 03, 2019 Rating: 5

No hay comentarios