Tarjeta revolving: qué son y cómo funcionan estos instrumentos bancarios

Tarjeta revolving: ¿qué son y cómo funcionan estos instrumentos bancarios?

Tarjeta revolving: ¿qué son y cómo funcionan estos instrumentos bancarios?

Las
tarjetas revolving se volvieron muy populares en los últimos años por su
facilidad de uso y algunas bondades que ofrecen a los consumidores. 
Sin
embargo, también es un instrumento financiero que tiene sus contras o riesgos,
y se deben analizar detenidamente.

El
crédito revolving consiste en una tarjeta de crédito en la que las compras o
gastos realizados se aplazan de forma automática, es decir, los periodos o
plazos para la realización de los pagos es bastante atractiva.

En
este caso, los gastos no aparecen directamente en el estado de cuenta de la
tarjeta de crédito revolving, sino que tardan un poco más, eso sí, las cuotas y pagos
solo se pueden aplazar según lo que estipule el cliente y la institución
bancaria previo acuerdo.

¿Cuál
es la diferencia entre una tarjeta convencional y una tarjeta revolving?

En
el caso de las tarjetas de crédito que casi todos usamos, los pagos se realizan
al mes siguiente de aparecer en la fecha pactada, y los consumos se reflejan
casi inmediatamente en el estado de cuenta. Usted puede optar por pagar todo el
gasto de una vez sin generar intereses, o cancelar por cuotas pero con un
interés mensual.

En
el caso de utilizar una tarjeta de crédito revolving, esto no funciona igual y
en la mayoría de los casos el cliente puede escoger dos opciones:

·Pagar
porcentajes: El dueño de la tarjeta de crédito escogerá el porcentaje de dinero que quiere
pagar cada mes, la cuota mínima o máxima que pagará va a depender del límite
que tenga la tarjeta y su historial crediticio.

·Pagos
fijos mensuales: el cliente no paga un porcentaje, sino una cuota fija que él
decide también dentro de los máximos o mínimos que diga la institución
dependiendo del historial y el comportamiento crediticio.

Cualquiera
de las dos opciones que el dueño 
de la tarjeta de crédito quiera escoger vendrá acompañada
de intereses y ciertas comisiones que aplicarán al contrato.

Ventajas
de utilizar tarjetas revolving

El
principal aspecto positivo que tienen este tipo de tarjetas y créditos es la
flexibilidad en cuanto a pagos y la disponibilidad para los clientes.

Además,
a medida que pague la deuda del crédito anterior, puede acceder a un crédito
nuevo que se repone a medida que realiza los pagos, esto es muy solicitado
sobre todo por aquellas personas que buscan financiación.

También
puede decirle al banco cuánto le va a devolver al mes, lo cual es bastante
cómodo para aquellos que no pueden lidiar con cuotas muy elevadas por un
salario bajo o pocos ingresos.

Tarjeta revolving: ¿qué son y cómo funcionan estos instrumentos bancarios?

Desventajas
de utilizar este tipo de créditos

El
principal inconveniente de las tarjetas revolving es que los productos le
podrían salir mucho más caros de lo que costaron al principio porque los
intereses son muy altos, llegando incluso el 25%.

Además,
si usted es una persona con muchos gastos, el utilizar estos créditos
incrementará aún más sus deudas, pues el dinero se consigue rápido y usted
establece las cuotas en las que quiere pagar, lo cual lo hace un arma de doble
filo.

Otro
punto que debe tomar en cuenta es que se le hará ver que paga poco dinero
mensual cuando en realidad la deuda global puede ser bastante alta. Así, por
ejemplo, si usted hizo una compra de 200€ y eligió pagarlo a 4 meses con un
interés del 20% mensual, solo serían 60€, pero al final terminará pagando más de 240€
entre el total de la deuda más los intereses.

¿Es
bueno elegir o no una tarjeta revolving?

Lo
primero es que debe medir si los pros y los contras son buenos para usted y qué
pesa más, luego pensar si lo que necesita no es más que una tarjeta de crédito
convencional en vez de una revolving cuyos intereses, como explicamos, son
mucho más altos.

Ahora,
si a usted no le gustan las deudas y prefiere evitarse un mal rato, mejor opte
por usar su tarjeta de débito y solo solicite créditos del tipo que sea cuando
realmente lo necesite. Sin embargo, con esto no queremos decir que prescinda o
no use tarjetas de crédito, solo que debe manejarse con mayor cuidado.

Lo
recomendable es que acuda a los créditos revolving cuando se trate de compras
grandes como algún objeto de valor que requiera para su hogar o empresa.

Tarjeta revolving: ¿qué son y cómo funcionan estos instrumentos bancarios?

¿Cuáles son las
recomendaciones con estos créditos?

Lea la letra pequeña de los
contratos:
Esto es algo en lo que todo el mundo falla
al momento de pedir un instrumento financiero: dejarse llevar solo por lo que
le dicen los ejecutivos del banco y no preguntar o analizar bien los documentos.
Recuerde que en la letra pequeña es donde está el verdadero asunto de lo que
está pidiendo.

Revise los intereses: Pregúntele
a su banco cuántos intereses le cobrarán a fin de mes y si es posible que le
hagan una simulación de un objeto que compre a un precio X y cuánto pagará
luego, de esa forma entenderá mejor si le conviene o no una tarjeta o crédito
revolving.

Cuidado con las garantías: Sobre
todo en el caso de los créditos, el banco le puede solicitar una garantía,
aunque son políticas de respaldo, piense muy bien qué está dejando como
garantía y las consecuencias que traerá si no puede pagar la deuda luego.

Pregunte por los plazos: Algunos
bancos ofrecen unos plazos bastante buenos para pagar los créditos, pero
también es cierto que esto arroja mayores intereses, consulte cuáles son las
cuotas de pagos más convenientes para evitar que afecten mucho su bolsillo.

Todo
crédito que usted solicite es una deuda que luego tendrá que pagar, si solicita
un crédito de tipo revolving, no piense que está pagando menos por un producto,
al contrario, el banco siempre cobrará su comisión o porcentaje de intereses,
por lo que debe manejar con mucho cuidado y responsabilidad este tipo de
deudas.

Deja una respuesta